Homo GESTALT

   En un sistema biológico en el que
cualquiera pudiera cambiarse
en cualquiera de los dos sexos,
la mujer en hombre y el hombre en mujer,
   las cargas y los privilegios por
 atarse a la crianza de los niños
serían compartidos por ambos con equidad
y asumirían los mismos riesgos tanto por
la concepción como por la gestación 
No habría imposición sexual
y desaparecerían las violaciones,
ya que el coito siempre sería consecuencia
de una invitación compartida,
inviable de cualquier otra manera.
Tampoco existiría la división
de la humanidad en dos partes:
fuerte/débil, protector/protegido,
dominante/sumiso, activo/pasivo, 
sujeto de propiedad/objeto de propiedad, 
      Sería una sociedad perfecta en la que
la madre de un niño
podría ser el padre de otro,
creándose familias más complejas
y más interdependientes.


 Adaptación del autor de un fragmento del libro La mano izquierda de la oscuridad”,​ de Ursula K. Leguin

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now